Valencia: ciudad de contrastes

La Comunidad Valenciana es una de las que más visitantes recibe en España. Sin embargo hasta la inauguración de la Ciudad de las Artes y las Ciencias en 1998, la capital no figuraba en las rutas de los turistas, que únicamente acudían a la costa mediterránea para tomar el sol y disfrutar del ambiente nocturno. El centro histórico de Valencia, al igual que el de las mayores urbes del Mediterráneo, no se encuentra en el litoral. Es decir, tradicionalmente, la ciudad se situaba más al interior pero, debido al crecimiento de la población, Valencia ha encontrado una salida al mar en las playas de El Cabanyal y La Malvarrosa.

De cualquier forma, la Ciudad de las Artes y las Ciencias fue el motivo de que Valencia se diera a conocer internacionalmente y, controversias a parte, lo cierto es que el conjunto arquitectónico bien vale una visita.

La obra de los arquitectos Santiago Calatrava y Félix Candela consta de cuatro edificaciones principales: L’Hemisfèric, que contiene el planetario; el Palacio de las Artes Reina Sofía; el Museo de las Ciencias Príncipe Felipe; y el Oceanográfico. Todas ellas son sede de la mayor parte de eventos, conferencias y congresos de la ciudad.

Pero el corazón de Valencia guarda tesoros antiguos accesibles a pie. En una mañana soleada, ¿puede haber un plan mejor que salir a descubrirlos? La Porta de Serrans, la catedral, el Mercado Central, las plazas… Todos estos puntos se recorren fácilmente atravesando las callejuelas de la Ciutat Vella, en la que el olor a naranja lo impregna todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *