No es de extrañar que la costa llanisca sea tan visitada. Cada una de las playas que la componen es una joya que merece la pena ser explorada. En este caso, nos quedamos con la playa de Ballota.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *