Moin! (Hamburgo)

Hamburgo nos saluda con descaro al otro lado de la ventana. Se ríe de nosotros, pobres tontos, que decidimos venir a conocerla en invierno. No pasa nada. Armados con anoraks, gorros, bufandas, guantes, y botas salimos a la calle para enfrentarnos a nuestro destino: la fría y húmeda ciudad hanseática a orillas del Elba.

Envueltos en capas, nos desplazamos con dificultad hacia Speicherstadt, el barrio de los almacenes. Sus 26 hectáreas surcadas por canales encierran solo una muestra de la original arquitectura de Hamburgo. La ciudad cuenta con una amplia gama de estilos, pero la imagen de las fachadas de ladrillo rojo es una de las más típicas. Los edificios de este barrio eran utilizados como almacenes portuarios, de manera que tenían acceso desde tierra y el agua. Hoy, Speicherstadt forma parte de un plan de remodelación que busca nuevos usos para las antiguas infraestructuras; por eso, museos como el Deutsches Zollmuseum (Museo Aduanero Alemán) o Miniatur-Wunderland (la mayor construcción ferroviaria del mundo en escala H0) se han instalado aquí.

Pero la ciudad almacén, en realidad, forma parte de la ciudad puerto, la HafenCity, un proyecto urbanístico de mayor envergadura para aumentar la superficie del centro metropolitano en 155 hectáreas, a través de la construcción de modernas avenidas y edificios. Dentro de HafenCity, destacan Überseequartier, destinado a albergar departamentos, oficinas, hoteles y restaurantes; y la Filarmónica del Elba una inmensa sala de conciertos. La ciudad puerto es, sin duda, una zona muy agradable para pasear, pero, cuando empieza a nevar de lado, es la señal para resguardarse en una cafetería y reponer fuerzas con una bebida caliente.

Los cafés en Alemania no se sirven en taza, se sirven en tazón o en vaso grande. Tomar una café en el país germano lleva su tiempo, pero tenemos paciencia. Poco a poco, a medida que la espuma de leche va menguando, vemos cómo el pavimento se cubre de un manto blanco, hasta que el temporal finalmente amaina. Entonces, decidimos tomar un barco para descubrir los muelles de Sankt Pauli, el barrio rojo de Hamburgo. Con un pie en el Elba, Sankt Pauli ofrece un ambiente animado, durante el día, en los pantalanes salpicados de puestos de comida con sabor marinero; y durante la noche, a lo largo de Reeperbahn, la calle principal. Sankt Pauli es el centro de la vida nocturna de Hamburgo, es un barrio cultural que concentra numerosos teatros y salas de concierto, en las que los Beatles se dieron a conocer. Sin embargo, el ocio tiene otra vertiente en este distrito: la industria del sexo. Sankt Pauli cuenta con numerosos sex shops, salas de cine porno y una calle, la Herbertstraße, en la que se practica la prostitución, y que está cerrada a las mujeres y los menores de edad.

Seguimos nuestro itinerario. De vuelta al centro, pasamos por Chilehaus —otro ejemplo del «expresionismo en ladrillo», que fue declarado patrimonio de la humanidad en 2015, junto con Speicherstadt— y llegamos al Binnenalster. Este lago artificial estaba dentro de las antiguas murallas de la ciudad, pero actualmente lo rodean tres de las principales avenidas de Hamburgo. Un puente lo separa del Außenalster, el lago exterior, circundado por un parque al que la gente acude para pasear o practicar deporte. Después de una jornada agitada, merece la pena acercarse al lago para desconectar y descubrir esta elegante zona residencial, en la que también se concentran los hoteles más caros y el consulado de Estados Unidos.

Aquí termina nuestra jornada por la ciudad hanseática. Hamburgo, tienes carácter, no pretendes parecerte a la advenediza Berlín, ni a la insípida Frankfurt, o la burocrática Bonn. Tu espíritu marítimo lo impregna todo: la arquitectura, la comida… Eres canalla, pero no lo escondes, muy al contrario, te complace. Incluso tus engreídas gaviotas gritan con orgullo que sus orígenes están en la ciudad a orillas del Elba. Hamburgo, eres dura, pero nos alegramos de haber echado el ancla para conocerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *