Los molinos del Profundu

Hoy, a orillas de muchos ríos asturianos, todo es ruina y silencio, pero antaño imperaban el ruido de las muelas y los rodeznos, y la alegría de la gente del pueblo.

Muela del molino

Los molinos de agua fueron vitales en la sociedad tradicional. A mediados del s. XVIII, había en Asturias alrededor de cinco mil molinos harineros, que permitían subsistir al campesinado, pues el pan era uno de los pilares de su penosa y monótona dieta.

Pero no todo era sufrimiento en aquella época: a pesar de la dura vida que muchos llevaban, los molinos también fueron escenario de amoríos, de negocios cerrados…, en definitiva: un lugar de encuentro. Por eso, eran lugares idóneos para compartir historias y leyendas.

Para los interesados en la etnografía asturiana, puede ser atractiva la ruta por el Profundu, un río que nace en los límites del concejo de Villaviciosa con Piloña y Cabranes, y que está salpicado de molinos entre las zonas de Llugás y Fuentes (una senda de unos 9 km. de distancia).

Falsa entrada

Roca protagonista

Musgo

Podríamos extendernos y hablar de cada uno de los molinos del Profundu, pero no queremos desvelar demasiado. Además, pensamos que, a veces, las imágenes valen más que mil palabras. Por ejemplo, es imposible contemplar estos escenarios y no retrotraerse a tiempos de mucha pobreza, sí, pero también de alegría, de espíritu de comunidad. Los cantares y cuentos que se compartían en torno al molino, hacían más agradable la vida.

El molino X

Molín de Perea

Por otro lado, no nos extraña que, de la mente de los campesinos, surgieran todo tipo de leyendas. Es fácil imaginarse a una xana peinándose bajo las cascadas, al cuélebre custodiando tesoros y al busgosu correteando entre los árboles a la vera del río al contemplar este mágico paraje.

Hongos fitófagos

Frente a la cascada

Marina Informándose


 

Powered by Wikiloc

Deja un comentario