Los mercados navideños de Alemania

Aquellos que prefieren el frío a las altas temperaturas estivales, y que se sienten desprotegidos sin esa boina de lana que ya sueñan con volver a ponerse en cuanto llega la primavera; los que se sorprenden en mitad de agosto silbando la melodía de “El tamborilero” y todas aquellas personas cuyo plan perfecto sería envolverse en una manta y tomar un chocolate caliente mientras Hugh Grant descubre que el amor está en todas partes, todos ellos deberían pasar unas Navidades en Alemania.

El país germano tiene la receta para la Navidad más deliciosa, pues reúne los ingredientes imprescindibles (abetos, luces, vino caliente y  galletas con formas de copo y estrella) y los mezcla en las plazas con más encanto de la ciudad. El resultado: los mercados de Navidad o Weihnachtsmärkte.

Los alemanes viven estas fiestas como pocos pueblos. Prueba de ello son estos mercados que se inauguran todos los años a finales de noviembre y duran más de un mes. El día de apertura y los fines de semana hay una gran concurrencia, la gente sale a curiosear en los puestos y a tomar algo en compañía de amigos y familia. Sin embargo, cualquier otro día, ya llueva o nieve, es igualmente fácil encontrar algún gorro de Papá Noel deambulando entre los tenderetes.

En las fotos, los mercados de Navidad de Düsseldorf, Aquisgrán, Münster y Bochum, en Renania del Norte-Westfalia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *