Las Médulas del Bierzo

Esa mañana, nos despertamos con un día poco prometedor. Las nubes cubrían el cielo por completo y hacía un frío que, más que a caminar, invitaba a quedarse pegado a la chimenea.

Tras hacer una parada de avituallamiento, llegamos al punto desde el que comenzaría la ruta que teníamos prevista para el día: el mirador de Orellán, posiblemente, el más famoso de las Médulas. Una densa niebla se había asentado en la zona, por lo que decidimos hacer la ruta en sentido inverso, ya que en dirección habitual nos habríamos perdido algunos de los puntos más emblemáticos, los cuales se agrupan al comienzo del recorrido.

Caminos en la niebla

Quercus ilex

El camino se iba abriendo paso entre la niebla que, nos permitía, solo de vez en cuando, vislumbrar parches del paisaje rojizo y verde. Sin embargo, a la altura de la cueva de Reirigos, el cielo empezó a despejarse, si bien las formaciones principales seguían ocultas.

Mina

Senderos

Entrada a la cueva de Reirigos

Primer vistazo a las Médulas

Al pasar la cueva, comienza un tramo corto, nuestros favorito de toda la ruta, por el que subimos siguiendo un estrecho sendero que forma prácticamente una cresta entre una frondosa masa de especies autóctonas.

Poco más adelante, alcanzamos el mirador de Pedrices, donde paramos a comer con cielos ya completamente despejados y unas vistas impresionantes a las Médulas.

Desde Pedrices

Las Médulas y las Médulas

Tras el merecido descanso, continuamos por un camino entre helechos vestidos de otoño que nos guía hasta adentrarnos en una impresionante masa de castaños, seguida por múltiples soutos en los que los vecinos estaban recogiendo el preciado fruto de estos impresionantes árboles.

Paleta de colores otoñales

Otoño entre castaños

Fruto

Sin darnos cuenta, ya habíamos llegado al pueblo de Las Médulas. Aquí tomamos un pequeño desvío para ver el Lago Somido pero no nos detuvimos. Muy cerca, nos esperaban dos de los puntos más visitados de la ruta: la Encantada y la Cuevona.

La Encantada 2

La Encantada

La Cuevona

El sol del atardecer se reflejaba sobre las paredes rojizas creando escenas de un color impresionante.

Fe

Caborno

Rayo Verde Viajes en las Médulas

 

Naranja

Tras una última subida y completamos la ruta circular. En el mirador de Orellán, esta vez, pudimos disfrutar de las vistas que la densa niebla nos había obstaculizado esa misma mañana. Solo quedaba fotografiar los últimos rayos de luz sobre el imponente paisaje de las Médulas y volver al coche, empachados de la belleza de este lugar.

La médula del Bierzo

Rayo Verde Viajes

Atardecer

Powered by Wikiloc

Deja un comentario