Islas Cíes

El trópico es el sueño estival por excelencia. Ya vivas en la costa, en el campo, en la ciudad o en la montaña, con la llegada del verano, te ves inexplicablemente rodeado de palmeras, piñas y flores, que inundan estampados en la ropa y ornamentan cafés y tiendas.

Las agencias y las revistas de viajes nos hacen fantasear con islas desiertas, playas de arena blanca y aguas turquesas, inalcanzables para quienes no quieran o no puedan permitirse salir de España. El exotismo se paga.

Pero no es necesario cruzar medio mundo para encontrar paraísos terrenales. Las islas Cíes, en Galicia, ofrecen al visitante placeres tropicales a solo cuarenta minutos de viaje en barco desde Vigo.

El acceso a las islas es restringido, solo 2.200 personas pueden visitar diariamente el archipiélago, de modo que el paisaje se conserve y el entorno no se masifique. La mayoría de turistas toman el barco pronto, se dan un baño vigorizante en el frío Atlántico y regresan el mismo día pero el viajero querrá, sin duda, pernoctar unos días en el camping para recorrer el parque natural y explorar hasta el último resquicio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *