Hannover en un día

Hannover es una gran ciudad para visitar en un día. Nuestra primera parada obligatoria fue el mercadillo que se celebra todos los sábados en la ciudad vieja. Principalmente te encontrarás con un amplísimo abanico de antigüedades de lo más tentadoras, sin embargo, para nosotros el mayor atractivo de los mercadillos radica en sus posibilidades fotográficas. En este sentido, el flohmarkt de Hannover es uno de los más interesantes de los que hemos visitado hasta el momento, debido a su gran extensión y su variedad.

Regateando

Top Caja

Siniestro

Tesoros

Vendedor con clase

Vintage

Herramientas antiguas

A granel

Además, al encontrarse en la ciudad vieja, a la vez que recorres los puestos, te puedes cruzar con otros elementos interesantes de la ciudad, como el río Leine o las Nanas, unas coloridas y voluminosas esculturas creadas por la artista francesa Niki de Saint Phalle.

Nanas de Niki De Saint Phalle

Mercadillo al borde del río

Precaución

Una de las peores cosas al visitar una ciudad nueva, y más si sólo tienes un día para verla, es tener que estar pendiente de un mapa para orientarte. En Hannover no tienes que preocuparte de este inconveniente gracias al “hilo rojo”, una línea de 4200 metros de longitud que recorre las principales atracciones de la ciudad. Sin duda, nuestra favorita fue el imponente Neues Rathaus. Finalizado en el año 1913, merece ser contemplado tanto por dentro como por fuera.

Línea roja en Hannover

Maschteich

Neues Rathaus

Interior del ayuntamiento

Mármol

Tras el nuevo ayuntamiento

Por supuesto, esta ciudad tiene muchos más rincones interesantes que descubrir, pero eso queda en manos de cada viajero.

Puente sobre el río Leine

órgano

Trapicheos en Hannover

Deja un comentario