Los cañones del Turia

Valencia no es solo turismo de sol y playa. En el interior de la provincia, muy cerca de la frontera con Teruel, se encuentra la comarca de Los Serranos, una unidad geográfica que limitan los picos de Javalambre al norte y la Sierra del Negrete al sur. Entre las dos cordilleras, el río Turia o Guadalaviar surca la zona y se abre paso a través de las espectaculares paredes rocosas de Chulilla, que llegan a alcanzar los 200 metros de altura en algunos puntos.

A los viajeros que busquen un contacto más profundo con la naturaleza que el que pueda ofrecer el paseo marítimo de Valencia, les proponemos una excursión a Chulilla para disfrutar de espacios abiertos increíbles en el transcurso de la ruta de los Puentes Colgantes.

Desde el embalse de Loriguilla, el camino no tiene pérdida, el cañón indica una dirección evidente y no presenta posibles desvíos. Al poco de comenzar la ruta, ya se divisa el Charco Azul a los pies de un acantilado pequeño en comparación con lo que está por llegar, pues, a medida que avanzamos, las paredes van ganado altura y la garganta se hace más profunda, las distancias aumentan.

No obstante, el vértigo no supone un problema para algunos intrépidos que, sobre el río, practican highline, una variante del slackline en la que la cuerda se sitúa a gran altitud.

A lo largo del cauce del Turia, se hace inevitable cruzar una serie de puentes que nos llevan de una orilla a otra: son los famosos puentes colgantes que dan nombre a esta ruta, y que cuentan seis en total.

Pero, para acceder al recinto de las pinturas rupestres, otra de las atracciones de Chulilla, es necesario, llegados a cierto punto, abandonar el sendero y ascender unos metros por el barranco de Falfiguera. Lógicamente, este conjunto pictórico mesolítico, está protegido en un recinto al que no se puede acceder, pero la visibilidad es buena de todas formas.

La ruta finaliza en las inmediaciones de Chulilla, que también merece una visita, aunque solo sea para reponer fuerzas en uno de los bares de la plaza mayor del pueblo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *